¿Cómo se puede tratar la clamidia?

La clamidia puede ser fácilmente tratada y curada con antibióticos. Las personas que son VIH positivas y que tienen clamidia deben recibir el mismo tratamiento que las personas que son VIH negativas.

Las personas con clamidia deben abstenerse de tener relaciones sexuales durante siete días después de tomar la dosis única de antibióticos o hasta finalizar el tratamiento completo de siete días con antibióticos para evitar contagiar la infección a sus parejas.

La recurrencia de la clamidia es común. Las personas cuyas parejas sexuales no han recibido el tratamiento adecuado corren un alto riesgo de volverse a infectar. Tener múltiples infecciones por clamidia aumenta el riesgo de que la mujer sufra graves complicaciones en su salud reproductiva, entre ellas la enfermedad inflamatoria pélvica y el embarazo ectópico. Las mujeres y los hombres con clamidia deben hacerse pruebas alrededor de tres meses después del tratamiento de la infección inicial, independientemente de que crean que sus parejas sexuales hayan sido tratadas exitosamente.

Los bebés infectados con clamidia pueden contraer conjuntivitis (infección de la membrana que cubre los párpados) o neumonía. En los bebés, las infecciones por clamidia se pueden tratar con antibióticos.

 

 

Fuente del contenido: http://www.cdc.gov/