¿Qué tipos de pruebas hay?

 

La prueba más común del VIH es la prueba de detección de anticuerpos (inmunoensayo), que detecta los anticuerpos producidos por el organismo para combatir el VIH. El inmunoensayo puede realizarse en un laboratorio o como una prueba rápida en el lugar de donde se realiza el examen. Se puede realizar con una muestra de sangre o de secreciones bucales (pero no con saliva).

Debido a que el nivel de anticuerpos en las secreciones bucales es más bajo que en la sangre, los análisis de sangre tienden a encontrar la infección más pronto después de la exposición, en comparación con las pruebas de secreciones bucales. Además, la mayoría de los análisis de sangre en laboratorios encuentran la infección más rápido después de la exposición que las pruebas rápidas del VIH. Las pruebas de inmunoensayo nuevas pueden encontrar el VIH tan pronto como a las 3 semanas después de la exposición al virus. Diversas pruebas de laboratorio que se usan actualmente pueden detectar tanto los anticuerpos como los antígenos (parte del mismo virus), por lo que detectan la infección antes que las pruebas que solo buscan anticuerpos.

La prueba rápida es un inmunoensayo utilizado para la detección del virus que produce resultados con mucha rapidez, en tan solo 20 minutos o menos. Las pruebas rápidas usan sangre o secreciones bucales para buscar la presencia de los anticuerpos del VIH. Si un inmunoensayo (prueba de laboratorio o prueba rápida) se lleva a cabo durante el periodo de ventana (es decir, el periodo posterior a la exposición, pero antes de que la prueba pueda detectar los anticuerpos), es posible que la prueba no encuentre los anticuerpos y que dé un resultado falso negativo. Todos los inmunoensayos que tengan un resultado positivo necesitan una prueba de seguimiento para confirmar el resultado.

Las pruebas de diagnóstico para el seguimiento se realizan si el resultado del primer inmunoensayo es positivo. Las pruebas de seguimiento incluyen una prueba de diferenciación de anticuerpos que distingue el VIH-1 del VIH-2, una prueba de ácido nucleico del VIH-1 que busca directamente el virus o la prueba de inmunoelectrotransferencia indirecta o Western blot, que detecta anticuerpos.

Si bien por lo general los inmunoensayos son muy precisos, las pruebas de seguimiento les permiten a usted y a su proveedor de atención médica asegurarse de que el diagnóstico es correcto. Si su primera prueba es una prueba rápida y el resultado es positivo, lo remitirán a un establecimiento médico para que le hagan una prueba de seguimiento. Si la primera prueba es un análisis de laboratorio y da resultado positivo, el laboratorio realizará la prueba de seguimiento, por lo general en la misma muestra de sangre utilizada en la primera prueba.

Las pruebas con resultados falsos positivos son poco comunes. Si las pruebas se realizan durante el periodo de ventana, pueden dar un resultado falso negativo.

Actualmente existen solamente dos tipos de pruebas caseras del VIH: La prueba OraQuick In-home HIV Test y la prueba Home Access HIV-1 Test System. Si compra la prueba casera por Internet, asegúrese de que cuente con aprobación de la FDA.

La prueba OraQuick In-Home HIV Test brinda resultados rápidos en su casa. El procedimiento para hacerse la prueba incluye tomar una muestra de secreciones de su boca y usar el kit para hacerle la prueba. Los resultados están disponibles en 20 minutos. Si la prueba arroja resultados positivos, deberá hacerse una prueba de seguimiento. El fabricante ofrece recursos de asesoramiento confidencial e información para remisiones a lugares donde se realizan pruebas de seguimiento. Debido a que el nivel de anticuerpos en las secreciones bucales es más bajo que en la sangre, las pruebas de secreciones bucales encuentran la infección más tarde, después de haber tenido una exposición, que los análisis de sangre. Hasta 1 de cada 12 personas puede tener resultados falsos negativos con estas pruebas.

La prueba Home HIV Access HIV-1 Test System es un kit casero de toma de muestras que consiste en pinchar un dedo para tomar una muestra de sangre y enviar la muestra a un laboratorio autorizado. Varios días después hay que llamar para recibir los resultados. Si la prueba arroja resultados positivos, se realiza una prueba de seguimiento de inmediato. Esta prueba es anónima. El fabricante ofrece consejería confidencial y remisiones para el tratamiento. Las pruebas que se realizan en muestras tomadas en la casa encuentran la infección más tarde, en comparación con la mayoría de las pruebas de laboratorios ofrecidas por los proveedores médicos.

Las pruebas de ARN detectan directamente el virus del VIH (en lugar de los anticuerpos contra el VIH) y por lo tanto pueden detectar el virus unos 10 días después de la infección, tan pronto aparece en el torrente sanguíneo y antes de que se produzcan los anticuerpos. Estas pruebas tienen un costo más elevado que las pruebas de anticuerpos y por lo general no se utilizan como pruebas de detección, aunque el médico puede solicitar una como prueba de seguimiento después de una prueba de anticuerpos con resultado positivo o como parte de un estudio clínico.

 

 

Fuente del contenido: http://www.cdc.gov/