Información general

Aproximadamente 20 millones de personas están infectadas actualmente con el virus del papiloma humano genital (VPH) en los Estados Unidos (EE. UU.). La mitad de estas infecciones se presenta en adolescentes y adultos jóvenes de 15 a 24 años de edad. El VPH es tan común que la mayoría de los adultos que tienen relaciones sexuales lo contraen en algún momento de sus vidas.

De los más de 40 tipos del VPH que infectan las zonas mucosas de las personas, la mayoría de las infecciones son asintomáticas y pasajeras. Sin embargo, ciertos tipos oncogénicos que persisten pueden causar el cáncer de cuello uterino y otros cánceres menos frecuentes, como cáncer de ano, pene, vulva, vagina y cáncer de cavidad orofaríngea (parte posterior de la garganta, incluidas la base de la lengua y las amígdalas). Otros tipos no oncogénicos del VPH pueden causar verrugas genitales y rara vez verrugas en las vías respiratorias de los niños, una afección llamada papilomatosis respiratoria recurrente de comienzo juvenil.

Anualmente en los Estados Unidos cerca de 12,000 mujeres reciben un diagnóstico de cáncer de cuello uterino y aproximadamente 4,000 mueren por causa de esta enfermedad. Casi el 1% de los hombres y mujeres que tienen relaciones sexuales en los Estados Unidos tienen verrugas genitales en algún momento de sus vidas.

Dos vacunas contra el VPH están autorizadas por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA). La vacuna bivalente contra el VPH (Cervarix) previene dos tipos de VPH: 16 y 18, los cuales causan el 70% de los cánceres cervicales.  La vacuna cuadrivalente del VPH (Gardasil) previene cuatro tipos del VPH: VPH 16 y 18, así como también contra el 6 y el 11, que causan la mayoría de las verrugas genitales. La vacuna cuadrivalente también ha mostrado que protege contra los cánceres de ano, vagina y vulva. Solo la vacuna cuadrivalente está autorizada para su administración en los hombres.

Ambas vacunas se administran en una serie de 3 dosis. Las vacunas del VPH se recomiendan como parte de la rutina en niñas y niños de 11 y 12 años de edad. La serie de vacunación puede comenzar a administrarse a partir de los 9 años de edad. También se recomienda la vacunación a las mujeres de 13 a 26 años de edad y a los hombres de 13 a 21 años que no hayan completado la serie de vacunación. Los hombres entre 22 y 26 años pueden recibir la vacuna. También se recomienda la administración de la vacuna contra el VPH a los hombres homosexuales y bisexuales (o cualquier hombre que tenga relaciones con hombres) y personas con sistemas inmunitarios debilitados (inclusive con el VIH) hasta de 26 años de edad, si no se pusieron todas las dosis cuando eran más jóvenes.

Estas vacunas no tienen efectos terapéuticos en las enfermedades asociadas al VPH, por lo que no sirven para el tratamiento de enfermedades o afecciones existentes causadas por el VPH. Están hechas de partículas no infecciosas similares al VPH (VLPs, por sus siglas en inglés) y no contienen timerosal ni mercurio como conservante.

Las dos vacunas usan diferentes sustancias adyuvantes. La vacuna cuadrivalente usa adyuvante de alumbre (225 μg de sulfato hidroxifosfato de aluminio amorfo), mientras que la vacuna bivalente usa AS04 (500 μg de hidróxido de aluminio y 50 μg 3-O-deacyl-4’-monofosforil lípido A).

Recomendaciones sobre la administración de la vacuna contra el VPH

Se recomienda que se les administre a las niñas de 11 o 12 años de edad una de las vacunas del VPH como parte de la vacunación de rutina. Se recomienda la administración de la vacuna cuadrivalente contra el VPH a los niños de 11 o 12 años de edad. La serie de vacunación puede comenzar a administrarse a partir de los 9 años de edad. También se recomienda la vacunación a las mujeres de 13 a 26 años de edad y a los hombres de 13 a 21 años que no hayan completado la serie de vacunación.

La vacuna cuadrivalente contra el VPH puede administrarse a los niños de 22 a 26 años de edad. Se recomienda la vacunación como parte de rutina a los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres (HSH) y a las personas inmunodeprimidas de 22 a 26 años. La vacunación, ya sea con la vacuna contra el VPH bivalente o cuadrivalente, se recomienda para protegerse contra los tipos del VPH 16 y 18, y para prevenir el cáncer del cuello uterino y precánceres en las mujeres. La administración de la vacuna cuadrivalente contra el VPH se recomienda para la protección contra los tipos de VPH 16, 18, 6  y 11, y para la prevención de cánceres y precánceres de cuello uterino, vulva o vaginales en las mujeres, así como cánceres y precánceres anales, y verrugas genitales en las mujeres y en los hombres.

Lo ideal sería que los pacientes se vacunaran antes de comenzar a tener relaciones sexuales, cuando podrían exponerse al VPH. Los pacientes que ya estén infectados por uno o más tipos del VPH aún pueden recibir protección contra los otros  tipos de este virus que todavía no hayan adquirido.

Las vacunas contra el VPH pueden administrarse a:

-Mujeres lactantes.

-Pacientes con enfermedades leves con complicaciones, como diarrea o infecciones leves de las vías respiratorias superiores con o sin fiebre.

-Mujeres que hayan tenido resultados anormales o ambiguos a las pruebas de Papanicolaou, un resultado positivo a la prueba del VPH o verrugas genitales. Sin embargo, se debe advertir a estos pacientes que los datos obtenidos en estudios no indican que la vacuna tendrá algún efecto terapéutico en las anomalías detectadas por la prueba de Papanicolaou, en la infección por el VPH o en las verrugas genitales.

-Pacientes inmunodeprimidos, ya sea por motivo de una infección, enfermedad o un medicamento. Sin embargo, la respuesta inmunitaria a la vacunación y la eficacia de la vacuna pueden  ser menores en las personas inmunodeprimidas.

Las vacunas contra el VPH no deben administrarse a:

-Pacientes con antecedentes de hipersensibilidad inmediata a cualquier componente de la vacuna. La vacuna contra el VPH cuadrivalente está contraindicada en las personas con antecedentes de hipersensibilidad inmediata a la levadura. La vacuna bivalente contra el VPH en jeringas precargadas está contraindicada en las personas con alergias anafilácticas al látex.

-Pacientes con enfermedades agudas de intensidad moderada o grave. En estos casos, los pacientes deben esperar a vacunarse hasta que se mejoren de la enfermedad.

-Mujeres embarazadas. Aunque no se ha indicado que esta vacuna ha causado resultados adversos en embarazos o problemas en fetos en desarrollo, los datos disponibles sobre vacunación durante el embarazo son muy limitados. Cualquier exposición a la vacuna durante el embarazo debe ser reportada al correspondiente registro de vacunas contra el VPH en el embarazo.

 

 

Fuente del contenido: http://www.cdc.gov/