Seguridad de la vacuna contra el VPH

Las vacunas contra el VPH se estudiaron en miles de personas en muchos países de todo el mundo así como en los Estados Unidos. Estos estudios no demostraron preocupaciones de seguridad graves e indicaron que ambas vacunas contra el VPH son seguras. Las reacciones comunes ligeramente negativas que fueron reportadas durante estos estudios incluyen dolor en el lugar en el que se administró la inyección, fiebre, mareos y náuseas. Aproximadamente 46 millones de dosis de la vacuna contra el VPH fueron distribuidas en los Estados Unidos hasta junio del 2012 y casi todas las dosis distribuidas fueron Gardasil.

Es posible que las personas presenten un síncope después de cualquier procedimiento médico incluida la vacunación. Datos recientes indican que los síncopes después de una vacunación son más comunes en los adolescentes. Los adolescentes y los adultos deben sentarse o recostarse al recibir la vacuna. Los proveedores de atención médica deben considerar mantener a los pacientes sentados o acostados durante 15 minutos después de administrarles la vacuna.

La FDA y los CDC han establecido un plan detallado para vigilar la seguridad de ambas vacuna después de haber sido aprobadas. Para obtener más información sobre el Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS) visite www.vaers.hhs.govAclaraci?n sobre los enlaces a sitios web externos

 

 

Fuente del contenido: http://www.cdc.gov/