¿Son  seguras las vacunas contra el VPH?

Las dos vacunas están autorizadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. (FDA) y fueron aprobadas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades por su seguridad y eficacia. Ambas se experimentaron en miles de personas en todo el mundo y estos estudios no generaron preocupaciones de seguridad graves. Los efectos secundarios reportados en estos estudios fueron leves, como dolor en el lugar donde se administró la inyección, fiebre, mareos y náuseas. La seguridad de dichas vacunas sigue siendo observada por los CDC y la FDA. Más de 46 millones de dosis de la vacuna contra el VPH se distribuyeron en los Estados Unidos hasta junio del 2012.

Los desmayos, que pueden ocurrir después de cualquier procedimiento médico, también se han presentado después de la vacunación contra el VPH. Estos desmayos son más frecuentes entre adolescentes. Dado que pueden causar caídas y lesiones, los adolescentes y adultos deben estar sentados o recostados mientras se les administra la vacuna. Sentarse o recostarse por unos 15 minutos después de la vacunación puede ayudar a evitar los desmayos y lesiones.

 

 

Fuente del contenido: http://www.cdc.gov/