¿Cómo se puede prevenir el VPH?

Hay muchas formas en que una persona puede reducir su probabilidad de contraer el VPH:

-Las vacunas contra el VPH se recomiendan para las niñas y niños de 11 o 12 años. Las vacunas contra el VPH son seguras y eficaces, y pueden proteger a hombres y mujeres contra algunos de los tipos más comunes de VPH que pueden causar enfermedad y cáncer. Las vacunas contra el VPH se administran en tres inyecciones en un periodo de seis meses. Es importante recibir las tres dosis para tener la mejor protección. Los niños y niñas de 11 o 12 años tienen la mayor probabilidad de lograr la mejor protección que otorgan las vacunas contra el VPH y su respuesta inmunitaria a la vacuna es mejor que la de mujeres y hombres mayores.

-Niñas y mujeres: Existen dos vacunas (Cervarix y Gardasil) para proteger a las mujeres contra los tipos de VPH que causan la mayoría de los cánceres de cuello uterino. Una de estas vacunas (Gardasil) también protege de la mayoría de las verrugas genitales y se ha mostrado que protege contra los cánceres anal, vaginal y vulvar. Ambas vacunas se recomiendan para niñas de 11 y 12 años, y para adolescentes y mujeres de 13 a 26 años que no hayan recibido ninguna dosis o que no hayan completado la serie cuando eran más jóvenes. Las vacunas también se pueden administrar a niñas a partir de los 9 años.

-Niños y hombres: Una de las vacunas (Gardasil) está disponible para proteger a los varones contra la mayoría de las verrugas genitales y los cánceres de ano. Gardasil se recomienda para niños de 11 y 12 años, y para varones de 13 a 21 que no hayan recibido ninguna dosis o que no hayan completado la serie cuando eran más jóvenes. Los homosexuales, bisexuales y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres deberían recibir la vacuna hasta los 26 años. Los varones de 22 a 26 años también pueden recibir la vacuna.

Las personas que decidan llevar una vida sexual activa, pueden reducir su riesgo de contraer el VPH si utilizan condones. Los condones también pueden disminuir el riesgo de contraer otras enfermedades relacionadas con el VPH como las verrugas genitales y el cáncer de cuello uterino. Para que sean más efectivos, los condones se deben usar en todas las relaciones sexuales, desde el inicio hasta el final. Pero el VPH puede infectar las áreas que no queden cubiertas por el condón, por lo que es posible que los condones no protejan completamente contra el VPH.

Una persona puede reducir la probabilidad de contraer el VPH si permanece en una relación con una sola pareja, limita el número de parejas sexuales o escoge a una persona que no haya tenido parejas sexuales o que haya tenido muy pocas. Pero incluso la gente que ha tenido una sola pareja sexual en toda su vida puede contraer el VPH y puede que no sea posible determinar si una persona que ha sido sexualmente activa en el pasado esté infectada en la actualidad. Debido a que el VPH es muy común, y casi todas las personas sexualmente activas contraerán este virus en algún momento de su vida, es importante protegerse contra los posibles efectos del VPH en la salud.

 

 

Fuente del contenido: http://www.cdc.gov/