K.

 

KERAUNOFILIA: Placer sexual por los rayos y truenos.

KNISMOLAGNIA: Está justo en los límites de lo que sería una perversión sexual aceptable. Consiste en ponerse cachondo cuando la otra persona te hace cosquillas.

 

KNISSOFILIA: Ponerse caliente al oler incienso (como el que usan en misa o en la Semana Santa de Sevilla).